Al buen pagador no le duelen...

prendas